El próximo martes, 8 de abril, la compañía de Redmond dejará de dar soporte a este sistema operativo para ordenadores 13 años después de su lanzamiento.

¿Qué significa esto? Los ordenadores con este sistema seguirán funcionando -no van a a aparecer con una pantalla en negro de un día para otro- pero la compañía dejará de enviar actualizaciones periódicas que ayudan a que el sistema operativo esté siempre actualizado y pueda conectar con otras tecnologías (como cámaras de fotos, móviles, impresoras, etc.).

Aun más importante, Microsoft dejará de enviar los parches de seguridad que protegen el sistema de las "continuas amenazas que surgen cada vez más sofisticadas", explica la empresa. "Sin los críticas actualizaciones de seguridad de Windows XP security updates, tu PC puede volverse vulnerable a virus peligrosos, spywarey otros software maliciosos que puede robar o dañar tus datos e información", explica la compañía en una página web con un contador que marca el tiempo que queda para el final del soporte. Microsoft añade que los antivirus no servirán para erradicar estos posibles problemas.

Microsoft ha realizado varias campañas de información para que los usuarios de este sistema migren a las nuevas versiones pero aún queda un gran número de ordenadores que siguen con XP. En España, continúa presente en aproximadamente cuatro millones de ordenadores, lo que supone el 20% del total de equipos en el país. De esa cifra, tres millones pertenecen a hogares mientras que el otro millón lo utilizan empresas, en su mayoría pymes y autónomos.

El porcentaje es aún mayor en el resto del mundo, donde casi uno de cada tres ordenadores continúa con Windows XP -el 10% del total de ordenadores de empresas y gobiernos en todo el mundo sigue con el sistema- pese a que a Microsoft ha puesto en el mercado varios sucesores en los últimos años, como el olvidable Vista, Windows 7 y Windows 8. De hecho, el mismo día en el que desaparece el soporte a XP, Microsoft lanzará la nueva versión de su último sistema operativo, Windows 8.1, a un precio de 119 euros.

El problema es que muchos equipos con XP están demasiado anticuados como para ser compatibles con la última versión de Windows, lo que obligará a estos usuarios a hacerse con un nuevo dispositivo si no quieren permanecer vulnerables a los ataques. Microsoft se encargará de recordarles el riesgo de seguir en el viejo sistema operativo con un mensaje en sus pantallas que aparecerá a partir del próximo martes.

FUENTE: www.elmundo.es

 

 

 

FaLang translation system by Faboba

cita previa

sede electrónica

twitter informática nuevo Wetransfer nuevo 

Tablón de Anuncios

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto