El penúltimo concierto del Ciclo de Música y Patrimonio Enclaves volvió a llenar el aforo de la iglesia parroquial con un concierto de música del Trecento italiano.

El cuarteto catalán de música medieval Locus Desperatus actuó ayer en Agüero anto un público que completaba el aforo de la iglesia del Salvador de Agüero. Catorce temas, en los que se fueron intercalando ballatas y madrigales, conformaron un espectáculo pensado tanto para degustar una muestra de las composiciones de fines de la Edad Media y los tiempos del Ars Nova como para aportar conocimientos e informaciones con las que contextualizar y entender la sociedad del momento.

El hilo conductor en la selección de las piezas interpretadas fueron los animales, reales o imaginarios, con los que los escritores de la época construían sus alegorías y metáforas para aleccionar, instruir, insinuar o, sencillamente, poner en marcha auténticas campañas de imagen y propaganda. Oriol Casadevall fue desgranando el significado de cada uno de los temas y enriqueciendo el contenido del concierto con acertados y amenos comentarios históricos. Doncellas como ovejas, escenas de caza en áreas boscosas, mandatarios como panteras que defienden al pueblo…

La voz de Anaïs Oliveras brilló a gran altura en la compañía instrumental de Meritxel Genís, Pepe Luna y Oriol Casadevall, que tañeron reproducciones de instrumentos de época. Todas las piezas pertenecen al estilo polífono de Ars Nova que se produce en el norte de Italia y que convive en el tiempo con el gran Cisma del papado en Avignon. En ese entorno figuras creativas de la talla de Jacopo da Bologna, Johannes Ciconia o Donato da Firenze destacan en el ámbito musical y sus obras se crean al amparo de papas, nobles y reyes.

Locus Desperatus agradeció la existencia de este tipo de festivales y que dentro de ellos se programen conciertos de música medieval e invitó al público a probar más a menudo este tipo de música.

0
0
0
s2smodern